El grup de lectura us recomana…

  • Adams, Richard. El Turó de Watership.

“Les prímules ja havien passat. Cap a les vores del bosc, allà on el terreny s’obria i baixava fins a una vella tanca i, més enllà, fins a la clota amb l’esbarzerar, s’hi veien encara algunes clapes de groc pàl.lid esmorteït entre les bardisses i les arrels dels roures. A l’altre costat de la tanca, la part alta del camp era plena de caus de conill.”

A través d’una societat animal perfectament estructurada, els conills que protagonitzen aquesta obra esdevenen rèpliques d’una sèrie de caràcters humans, que han de lluitar per la seva supervivència en unes condicions extremes. Reminiscent de la literatura clàssica que usa la fàbula animal per exercir una crítica distanciada, però punyent, de la nostra societat, hom hi ha vist un cant èpic a la naturalesa destruïda pel creixement incontrolat del món urbà i una interpretació simbòlica, profundament crítica i desenganyada, dels sistemes de govern dels homes

  • Auster, Paul. Timbuktú.

“Mr. Bones sabia que a en Willy no li quedava gaire temps de vida. Feia més de sis mesos que arrossegava aquella tos, i ja no quedava cap esperança que se l’arribés a treure mai de sobre.”

Timbuktu és la història d’un gos singular, Mr. Bones, l’inseparable confident del vagabund Willy G. Christmas, una mena de poeta trastocat per les drogues i pel Maig del 68.

  • Boffa, Alessandro. Eres una bestia, Viskovitz.

“Nos habíamos quedado solos sobre aquella capa de hielo a la deriva en la noche polar. Viskovitz se giró y me dijo:

-Amigo mío, me gustaría que pusieses en letra impresa, negro sobre blanco, nuestra conversación.

Le expliqué que no era posible, que yo era un pingüino y que, para mí, “poner negro sobre blanco” significaba, como mucho, hacer otros pingüinos. Y además, tenía otras cosas en las que pensar.

Y sin embargo, un mes más tarde estaba todavía allí, inmóvil, con un huevo bajo la tripa, recordando.

Había sido yo el primero en pegar la hebra…”

Un caracol con dos sexos, un loro que habla de amor, un lirón que tiene sueños eróticos, un perro budista que lucha contra la droga, un microbio  con complejo de inferioridad, un león enamorado de una gacela, un camaleón en busca de su propia identidad, un tiburón, un gusano, un escarabajo… Viskovitz es todos estos animales, y otros muchos, y lidia con sus extravagancias, neurosis y vanidades.

  • Durrell, Gerald. Mi familia y otros animales.

“Esta es la historia de cinco años que mi familia y yo pasamos en la isla griega de Corfú. En principio estaba destinada a ser una descripción levemente nostálgica de la historia natural de la isla, pero al introducir a mi familia en las primeras páginas del libro cometí un grave error. Una vez sobre el papel, procedieron de inmediato a tomar posesión de los restantes capítulos, invitando además a sus amigos. Sólo a través de enormes  dificultades, y ejerciendo considerable astucia, logré reservar aquí y allá alguna página que poder dedicar exclusivamente a los animales.”

  • Grandville, J. J. Vida privada y pública de los animales.

“LOS SEÑORES ANIMALES se apiñan en las avenidas del Jardín Botánico. LOS APODERADOS de los establos de Londres, de Berlín de Viena y de Nueva Orléans han venido, superando mil riesgos, para representar a sus hermanos cautivos.

De todos los puntos de la creación han acudido DELEGADOS de cada Especie animal para abogar por la causa de la libertad.”

Cuando los animales decidieron rebelarse contra la opresión humana, no podían imaginar que su revolución iba a tener tanto éxito entre los hombres, al menos desde el punto de vista literario. Quizá se debió a Grandville, el único que sabía que “la diferencia entre el hombre y el animal no es tan grande como parece, y en todo caso los animales saldrían ganando en la comparación”

  • Natsume, Soseki. Soy un gato.

“Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre. No sé dónde nací. Lo primero que recuerdo es que estaba en un lugar umbrío y húmedo, donde me pasaba el día maullando sin parar. Fue en ese oscuro lugar donde por primera vez tuve ocasión de poner mis ojos sobre un espécimen de la raza humana.”

Así comienza la primera y más hilarante novela de Natsume Sôseki, una auténtica obra maestra de la literatura japonesa, que narra las aventuras de un desdeñoso felino que cohabita, de modo accidental, con un grupo de grotescos personajes, miembros todos ellos de la bienpensante clase media tokiota.

  • Orwell, George. La Rebel·lió dels animals.

Mr. Jones del Mas Pairal havia tancat els galliners com cada nit, però estava tan begut que no es recordà de passar la balda. Amb la llum de la llanterna saltant d’un cantó a l’altre, anà tentinejant pel pati fins a la porta del casa, on es va treure els esclops, engolí un darrer glop de cervesa del barrilet que hi havia al rebost i va pujar cap al llit, on la seva dona ja roncava.

Tan bon punt s’apagà la llum de la cambra de l’amo, una gran agitació i un bategar d’ales s’estengué arreu del Mas. Durant tot el dia havia corregut la veu que el Vell Patriarca, el porc guanyador del premi Middle White, havia tingut la nit anterior un somni estrany, el qual desitjava comunicar als altres animals”

Els fets en què Orwell s’inspirà per a la revolta dels animals- sàtira mordaç conta les dictadures- es situen de ple en el moment en què va escriure la novel·la (els voltants de 1943) i aquí hem de veure les grans dificultats que va tenir per a la seva publicació. És la història d’una revolució frustrada i de les excuses que els seus dirigents inventen per justificar les corrupcions i perversions de la doctrina originària.

  • Safier, David. Maldito karma.

“El día de mi muerte no tuvo ninguna gracia. Y no sólo porque me muriera. Para ser exactos, eso ocupó como mucho el puesto número seis de los peores momentos del día.”

La presentadora de televisión Kim Lange está en el mejor momento de su carrera cuando sufre un accidente y muere aplastada por el lavabo de una estación espacial rusa. En el más allá, Kim se entera de que ha acumulado mal karma a lo largo de su vida: ha engañado a su marido, ha descuidado a su hija y ha amargado a cuantos la rodean. Pronto descubre cuál es su castigo: está en un agujero, tiene dos antenas y seis patas… ¡es una hormiga!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s