A la sala de referència podeu trobar curiositats com aquesta

En aquests moments que s’està recuperant la carmanyola per dinar, fa gràcia comprovar que fins i tot els reis n’usaven. Aquí podeu veure un exemple de les viandes que s’enduien. El que està clar és que la carmanyola no se la preparaven ells!

Si voleu dinar a “cos de rei” aquí trobareu els menús dels grans banquets!

lacocina-de-palacioSimón Palmer, María del Carmen. La Cocina de palacio : 1561-1931. Madrid: Castalia, 1997

Fiambreras: En el siglo XVII los reyes algunas tardes salen al campo o bien a visitar el Santuario de la Virgen de Atocha. Se les prepara unas fiambreras o cestillas con:

Doce ciruelas de Génova,
Dos pérsigos,
Seis huevos doblados,
Media docena de rosquillas
de yema,
Dos panes de boca,
Un quarteron de pan común y
Una limonada para beber hecha
con una libra de azúcar,
dos azumbres de vino,
Cuatro limones y
Una arroba de nieve.

El Rey y cuanto le rodea ha supuesto siempre para el pueblo la referencia de lo ideal, de algo imposible de alcanzar. Esta admiración se refleja en nuestra lengua, que aún conserva expresiones como “ser tratado a cuerpo de rey” o “vivir como un rey”. Y qué duda cabe de que uno de los privilegios de que goza el monarca a los ojos de sus súbditos es el estar bien alimentado.

Nuestros monarcas no están siempre en Madrid; en determinadas fechas del año van a descansar a los Sitios Reales; a veces hacen “jornadas” a otras provincias, marchan a encontrarse con su futura esposa o a misiones menos gratas como las bélicas. Y en todos los casos hay tres figuras que nunca se separan de su lado: el confesor, el médico y el cocinero, protagonista de nuestra historia.

Madrid y el año 1561 marcan el inicio de La cocina de Palacio, no sólo porque esta ciudad es la elegida como capital de España sino porque el Alcázar dispone ya de unas dependencias destinadas a lo que hoy llamamos cocina y con una organización definida. Termina la obra, ya en nuestro siglo, en el reinado de Alfonso XIII, de manera que se puede apreciar cómo de ser la mesa real un islote solitario y reverenciado en el Siglo de Oro, llegará a estar compartida por el monarca con personas que muchas veces no pertenecen a la nobleza.

La Cocina de Palacio está basada en la documentación inédita que se conserva en las diferentes secciones del Archivo del Palacio Real de Madrid y nos permite acceder a la intrahistoria fidedigna de los cocineros reales, los menús que esos cocineros ofrecían diariamente a los reyes, con especial detalle de los alimentos y bebidas que servían, el protocolo de mesa y la etiqueta real. El texto se acompaña con ilustraciones de cuadros y grabados a todo color, que, sin duda, enriquecen este magnífico estudio.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s